miércoles, 6 de julio de 2016

Silencio, y una calma en el azul que se levanta de la oscura noche en una mañana Parte 1

Imaginate, que un día, te levantas en una ciudad, y no hay nadie, todo esta en un silencio total, solo eres capaz de escuchar el viento y los sonidos naturales de un ambiente con esas características. A las 6:00 a.m. ves a la ventana de tu departamento a lo alto de un edificio y ves la llegada del sol, estático, con un gran azul rodeando toda tu vista, junto con unos edificios blancos.


Parece que el tiempo esté detenido, no sabes porqué estás allí o como llegaste, pero parece que nada de eso te importa ahora, solo quieres disfrutar de esa calma que nunca sentiste en tu vida, porque, aunque estuvieses en un silencio total en algún momento de tu vida, podrás sentir el movimiento del tiempo, y de todos los pensamientos de la spersonas en cualquier otra parte. Esta era la más tenue y tranquila calma, pero a la vez curiosa e interesante que tuviste.

Después de admirar todo esto en la ventana, decides ir afuera y te pones la ropa más cómoda y abrigadora que tienes, escuchas como suena la ropa al moverla de un lado al otro mientras te la pones, ¿es curioso verdad? es uno de los únicos sonidos que dudabas que escucharías, pero lo escuchas, y eso te da la certeza de que el tiempo sigue en marcha, y mientras bajas las escaleras, y sin dejar de mirar cada una de las ventanas a la calle con la luz del sol, te preguntas... Si esto no es un sueño, entonces mientras vas bajando todas las dudas desaparecen de tu mente, y solo queda tu atención a ese lugar de afuera, por el cual sales deprisa por una gran curiosidad, y sientes como al salir una parte de ti se queda en el edificio, como si no quisieras salir del edificio, pero lo haces porque hay algo más fuerte, algo más importante, y una parte de ti allá afuera, pero no sabes que es.


Al estar en medio de la calle volteas a ver a la derecha como un lugar llano y sin edificios te llama la atención, sientes que hay algo allí, pero no comprendes lo que tus sentidos te dicen, como si te dijeran que hay algo allí, pero tu vista te dice que no, sin dudas hay una polémica en tu lógica y tus instintos, pero no hay de otra, necesitas ir para allá, donde mientras vas, en tu mente hay una mesa redonda con partes de ti, creando la hipótesis de que allá encontrarás el núcleo de todo.

Mientras te aproximas pasas por una plaza que se encuentra a un lado de la llanura, y te llama la atención, algo importante a pasado aquí, lo sientes en tu interior, como cuando recuerdas algo por una canción o un olor, sabes que algo importante pasó allí. Sientes como entras poco a poco en una clase de trance, no entiendes porque, poco a poco se te dificulta caminar, pero no entras en pánico, solo piensas que lo único que no quieres es marcharte de ese lugar, y te enfocas en esos pensamientos, sabes que estás cerca de tu hogar....